BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

viernes, 25 de febrero de 2011

REFLEXIONES EN EL CAMPO


El campo está precioso, y los almendros en flor junto con los olivos se presentan ante mí como un cuadro en el que se representa la armónica interpretación y unificación de las energías masculinas y femeninas. Sentada en una pequeña loma, el entorno me abraza creando un encuentro espiritual.
Loa almendros están adscritos a lo femenino, expresado cromáticamente en el blanco y algunas veces rosa de sus hermosas flores. Lo masculino aparece en forma de rudo olivo. En la tierra se pueden ver ya muchas flores de colores amarillos, violetas, blanco, abriendo receptivamente su cáliz.
De las luminosas alturas desciende el fuego fecundante del sol. Bañadas por el sol, se produce el encuentro pleno de espíritu y alma y la dicha de hallarse uno en otro, cuando ya no hay tú ni yo, sólo un fundirse.

8 comentarios:

añil dijo...

Qué foto tan bonita.

Esta época del año provoca sensaciones miles: olores, colores, luz intensa, esa brisilla templada.
Un lujo de clima.

Besos

iris dijo...

La verdad es que si querida Añil. caminar en esta época por el campo provoca muchas sensaciones y todas ellas placenteras.Besos.

Reyes dijo...

Qué preciosidad , maravilloso .
Besos y enhorabuenas.

iris dijo...

Hola Reyes, gracias por las enhorabuenas...me gusta esa palabra. Besos preciosa.

Mágica dijo...

Que bonitoooooo niña!
la foto, y tus palabras, cómo lo cuentas, parece un cuento hermoso, y es la vida misma!!!
La verdad es que es un placer contemplarlos..enamora su belleza, esa explosión de vida...yo también los tengo muuuy cerca ;))...a los femeninos!!! jajaja
Un abrazo gordo preciosa

iris dijo...

Un gran abrazo también para ti querida Mágica. Tus palabras siempre me inyectan felicidad... y eso me gusta.

Ŧirєηzє dijo...

olivos?
no estaras hablando de mi tierra...
es que tu relato me la recuerda...

un abrazo iris...realmente bonito tu escrito

iris dijo...

Hola Firenze, estoy hablando de la mia, de los campos que hay alrededor de mi casa. Concretamente esta historia surgió en un camino que conectan los pueblos de Colmenar y Riogordo, ambos de Málaga. Un abrazo también para ti, me gusta que me visites.